Categorías
Justicia ODR

e-Justicia: Chatbot e Inteligencia Artificial aplicada.

Caminando desde la Justicia 4.0 a la e-Justicia, de la mano de la Inteligencia Artificial.

La expresión inteligencias múltipes hace referencia a los perfiles de inteligencia que se relacionan con las capacidades cognitivas de las personas, tales como la inteligencia intra-personal, social, inter-personal, lógico-matemática, emocional, lingüística, etc., capacidades determinantes en la selección y organización de la información que vamos a utilizar en el proceso de evaluación y toma de decisiones.

Ya lo he explicado en un post anterior, un algoritmo una formula que se emplea para hacer un calculo. Es un conjunto preciso de instrucciones o reglas, es decir, una serie metódica de pasos que pueden utilizarse para hacer cálculos, resolver problemas y tomar decisiones.

Dentro de ésta cuarta revolución industrial[1] en la que nos encontramos inmersos, algunos de los métodos que se han empleado y se siguen empleando para desarrollar algoritmos son las redes neuronales, algoritmos genéricos, aprendizaje por refuerzo, etc.

La Inteligencia Artificial opera, al menos de momento, a través de dos tipos de algoritmos diferentes:
a) algoritmos inteligentes, que se sustenta en el procesamiento de grandes cantidades de información para buscar la solución a problemas y toma de soluciones. 

b) algoritmos de aprendizaje (las famosas cookies), que son aquellos que se utilizan para identificar nuestros gustos y preferencias, con la intención de reunir información suficiente que permita hacer diagnósticos y predecir nuestro comportamiento digital.

Los algoritmos se basan en el reconocimiento de patrones a fin de resolver problemas, maximizar objetivos y optimizar el procesamiento de información.

Hoy día lo que se pretende es que los ordenadores trabajen cada vez más de forma autodependiente o independiente, reconfiguración autoadaptativa, negociación inteligente, comportamiento de cooperación, etc., con la mínima intervención humana posible.

Se dice que la Inteligencia Artificial ayudará a reducir o a eliminar los juicios distorsionado, inexactos, las interpretaciones ilógicas o incorrectas cuando las personas procesan datos e información[2].

Sin temor a equívocos creo que se puede decir que estamos atravesando una etapa de transición progresiva que combina por un lado inteligencia humana y del otro lado inteligencia artificial, arrojando como resultado un modelo de inteligencia híbrida que podría denominarse Justicia 4.0

Esta Justicia 4.0 representa la potenciación de las capacidades del sector público de la administración de justicia, favoreciendo los procesos de toma de decisiones basados en antecedentes, reduciendo costes, con posibilidades de identificar-predecir-sustituir procesos ineficientes e ineficaces, predecir necesidades del ciudadano y promover el acceso a la justicia a través de una interfaz amigable.

Se ha popularizado el término Chatbot en reemplazo de la expresión interfaz amigable. Y el lector se preguntará: ¿Qué es un Chatbot? es un «programa o aplicación» con la que el usuario itneractua del modo más natural posible, y la «interfaz» resuelve los problemas y necesidades del usuario a través de diversas conexiones con el sistema y a la vez aprendiendo de cada operación que realiza.

Tal vez la respuesta más simple venga de la experiencia, Siri de iPhone® o Alexa de Amazon®, son asistentes conversacionales del tipo interfaz, el asistente conoce al usuario, entiende el contexto, es proactiva y mejora al adquirir experiencia[3].

En definitiva, el chatbot se alza como un primer punto de acceso para obtener información y orientación, requerir citas o realizar diverso tipo de solicitudes y evacuar dudas «chateando».

Una forma de entender el significado del chatbot lo encontramos en las «preguntas frecuentes», donde se procesa el lenguaje para interpretar la pregunta del usuario y brindar una respuesta adecuada, el procesamiento del lenguaje se realiza a través de la técnica de red neuronal o machine learning, es decir, la interacción con el usuario mediante preguntas.

También existen las redes neuronales profundas que permiten generar diálogos abiertos ya que estas redes tienen la capacidad de modelar conversaciones con la «predicción de la palabra» o «el lenguaje predictivo de una frase» o de la «posible respuesta» en base a la conversación previa.

La inteligencia en la interfaz facilita la interacción ante la explosión de información a la que asistimos.
Permite al usuario hablar con la «aplicación» o «chatear» con el sistema mediante agentes conversacionales del tipo WhatsApp®, sin ir más lejos en el Poder Judicial de Argentina, el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires cuenta con Prometea®[4], un Chatbot que también esta siendo utilizado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y que combina predicción con diferentes capas de asistencia digital bajo la técnica del «aprendizaje automático supervisado».

Bibliografía

[1] Schwab, K. 2017. La cuarta revolución industrial. Buenos Aires: Debate.

[2] Corvalán Juan G., y Sá Zeichchen Gustavo. 2018. Justicia 4.0 el uso de inteligencia artificial para acercar la justicia a los ciudadanos, en Sandra Elena, Justicia Abierta: aportes para una agenda en construcción. Buenos Aires: ediciones SAIJ.

[3] Gruber, Tom. 2008. Intelligence at he Interface: semantic technology and the consumer internet experience. Semantic technologies conference. http://tomgruber.org/writing/semtech08.pdf (Consultado el  27 de abril de 2019)

[4] Corvalán, Juan Gustavo. 2017. La primera inteligencia artificial predictiva al servicio de la Justicia: Prometea en La ley, 186 año LXXXI.

Por Profesor Doctor P.H. Óscar Daniel Franco Conforti

Derecho y tecnologías para la Paz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *