Categorías
Acceso a la Justicia

La prioridad de la Solidaridad por sobre la Justicia.

En el artículo la Injusticia de la Justicia despunto el tema de la justicia como virtud o de la virtud de la justicia. Anticipaba entonces que lo que corresponde es plantear la teoría de la «justicia jurídica».

Ya he escrito en relación a los diversos conceptos de Justicia, concretamente me refiero al moral, jurídico y al sociólogo; pongo mucho empeño en no unir bajo una misma voz conceptos tan distintos de justicia.

https://youtube.com/watch?v=nYVVD0gxgV0%3Fwmode%3Dopaque

Blasco sostiene que «La justicia es insustituible por otra categoría en el ámbito del derecho, pero es sustituible, y debe serlo, la justicia en el ámbito de la moral para dotar a la moral misma de mayor rigor conceptual y práctico: pienso y hablo, por lo tanto, de solidaridad moral, no de justicia moral» (Blasco 2013,185). 

A través de una fundamentación antropológica, el citado autor, sostiene que el contenido objetivo de la justicia moral estaría ya contenido en la solidaridad moral. No nos llamemos a engaño, no se trata de negar el contenido que se le atribuye a la justicia como categoría moral, sino y más bien, el reconocer que se trata del contenido y exigencias propias de la solidaridad.

Las personas en la búsqueda de su realización y felicidad (como diría Kelsen) cuenta con «otras personas» para lograr su objetivo, vale decir que el ser humano no se agota en sí mismo, sino que trasciende a otras personas y es así como se alcanza la co-realización interpersonal. Lo que convierte a la realización personal en solidaria.

«La solidaridad humana tiene la dimensión ontológica de ir reduciendo esa indigencia natural de unos y otros mediante su correalización recíproca: esta es su dimensión moral y humana más auténtica» (Blasco 2013, 203).

La vida en sociedad es el resultado de la interacción de los diversos procesos solidarios de auto-realización de cada uno de sus componentes, sin embargo, no estamos exentos de encontrarnos con personas (subgrupos sociales, económicos y políticos) poco (o nada) solidarias que por la razón que sea (por ejemplo, un alto egoísmo, el propio bienestar personal, etc.) se rehusan a participar en la co-realización.   

No cabe duda alguna de que el individualismo es la antítesis inhumana y alienante de la sociedad actual, la que debería estar constituida por seres humanos solidarios.

Queda visto que la justicia no puede hacerse cargo de todo el contenido moral de la solidaridad; la justicia se limita a asegurar un mínimo cumplimiento de derechos y obligaciones, de respeto a la condición humana, de realización personal compartida. Dicho de otra forma, allí donde no llega la justicia ha de llegar la solidaridad.

No podemos desentendernos de otras personas porque resulta inmoral e inhumando, más allá de que en algunos casos, esta penado por ley. Siguiendo a Blasco es dable sostener que es necesario redescubrir las «virtudes solidarias» desarrollada por otros filósofos bajo las figuras de «la acogida (Lévinas), la amistad (Aristóteles y Epicuro), al apoyo mutuo (Kropotkin), a la beneficiencia (A. Smith), la benevolencia (D. Hume), al copromiso (Sartre), al cuidado (Heidegger), a la fraternidad (revolucionarios franceses), a la generosidad (A. Comte-Sponville), la hospitalidad (J. Derrida), la lealtad (Rorty), al perdón (Hegel, Jankélévitch). Y a la justicia, efectivamente, desarrollada ampliamente en la historia de la ética.» (Blasco 2013, 205). 

Bibliografía

Blasco. Pedro Luis. 2013. Justicia jurídica y solidaridad Moral,enPedro Luis Blasco (coord.) La justicia entre la moral y el derecho. Madrid: Trottta.

Conforti, Oscar Daniel Franco. 2019. El hecho jurídico restaurable. Nuevo enfoque en Derecho Penal. Madrid: Dykinson.

Por Profesor Doctor P.H. Óscar Daniel Franco Conforti

Derecho y tecnologías para la Paz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *